Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Las tres R del medio ambiente

» » Las tres R del medio ambiente

Muchas veces se piensa que proteger el medio ambiente no está al alcance de la gente de a pie, que es cosa de los gobiernos y que las personas corrientes no podemos hacer nada al respecto. Pero nada más lejos de la realidad.

Lo cierto es que con pequeños gestos en el día a día, tú y yo podemos aportar nuestro granito de arena y ayudar en la conservación del medio ambiente.

Con este propósito se creó la regla de las tres erres, para enseñar una manera sencilla de contribuir al uso responsable de los recursos naturales, de una forma fácil de comprender y que todo el mundo puede poner en práctica.

Print

Regla de las tres R para cuidar el medio ambiente

Las tres R son los tres pilares básicos que debes tener en cuenta en tu día a día para contribuir a la conservación del medio ambiente y se basan en garantizar el máximo aprovechamiento de los recursos naturales.

Reducir

Es importante reducir el consumo de recursos (agua, luz eléctrica) y el uso de materiales, especialmente plásticos.

  • Aprovecha al máximo la luz natural, es intensa, saludable y gratuita.
  • Gasta solamente el agua necesaria, dúchate en lugar de llenar la bañera y no dejes el grifo abierto cuando no lo necesites.
  • Ahorra cuando utilices envases de plástico, en el supermercado no cojas más bolsas de las que vayas a utilizar.

Reutilizar

Reutilizar consiste en dar una segunda oportunidad a los objetos usados. Antes de tirar un objeto a la basura, piensa si puedes volver a utilizarlo para la misma finalidad ya tenía o para otro uso diferente.

  • Puedes rellenar las botellas de vidrio o de plástico y seguir utilizándolas durante un tiempo.
  • También puedes reutilizar envases; por ejemplo, convirtiendo un bote de cacao soluble en un portalápices. Sólo necesitas un poco de imaginación.

Reciclar

Finalmente, cuando no es posible reutilizar un objeto, es necesario deshacerse de él de forma correcta. Es muy importante separar antes de reciclar y depositar cada objeto en el contenedor adecuado según el material del que esté formado, para que pueda emplearse en la fabricación de nuevos objetos.

  • Contenedor azul: papel y cartón.
  • Contenedor verde (tipo iglú): botellas de vidrio.
  • Contenedor amarillo: envases de plástico, latas y briks.

Como puedes ver, es muy sencillo incorporar la regla de las tres R a tus hábitos diarios y convertir estas directrices en una rutina solidaria y respetuosa con el medio ambiente.