Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Reciclar el agua de la lluvia para nuestro uso doméstico

» » Reciclar el agua de la lluvia para nuestro uso doméstico

Cuando hablamos de que es necesario que todo el mundo se involucre en la lucha para proteger al medio ambiente de los asiduos y numerosos atacantes que encuentra a lo largo de cada día, tales como coches, motos, productos químicos, empresas industriales que emiten gases contaminantes, contaminación de ríos por emisión de líquidos desde empresas, etc., no nos referimos únicamente a que hay que reciclar, intentar emplear el coche o los transportes a motor individuales en la menor medida posible frente a otros de menor nivel contaminante o nulo como la bibicleta o el coche eléctrico, y es que en ocasiones hemos de pensar en nuevas alternativas como la que os presentaremos en este artículo y que sin tener nada que ver con industria ni con transporte si con algo tan en apariencia simple como el agua de la lluvia, conseguiremos reciclar de un modo totalmente diferente al que estamos acostumbrados.

En este artículo vamos a ver cómo podemos reciclar agua de lluvia, un bin que si bien en determinadas zonas y determinadas épocas puede ser escaso, lo cierto es que es bastante más común, fácil de encontrar y económico que cualquier otro medio habitual para conseguir energía como puede ser la eléctrica, la más presente en todos nuestros hogares en este y en la mayoría de los países del mundo.aprovechar_agua_de_lluvia

Aprovechar el agua de la lluvia para uso doméstico puede suponer un ahorro económico a la vez que se protege al medio ambiente

Lo primero que podríamos pensar es que si bien la lluvia permite que caigan una gran cantidad de litros por metro cuadrado en determinadas zonas, no es menos cierto que no por ello vamos a ser capaces de absorber o recolectar toda esa cantidad de litros, por ello muchas personas tienen dudas importantes sobre cómo puede hacerlo para conseguir maximizar estos valores de recapación de litros de agua de lluvia, con el fin de mejorar su capacidad energética generada a través de esta nueva forma que os presentamos. Para responder a esta pregunta indicar que existen dos métodos muy comunes que se suelen emplear tanto para este objetivo, como para quienes utilizan el agua de lluvia con otros fines como el de regadío, y que intentan conseguir y mantener en la medida de lo posible, el máximo número de litros de esta agua para sus funciones posteriores. La primera manera, que implica una mayor capacidad de conseguir captar agua y que a su vez es de las más extendidas sobre todo en el sector agrícola y ganadero donde como indicábamos se utiliza el agua para el riego, etc., es muy común emplear grandes depósitos de tapa abierta. Para quienes nunca han visto uno o en estos momentos no lo visualizan, indicar que se trata de grandes recipientes de plástico, comúnmente, que tienen toda su parte superior completamente abierta, como si las hubieran cortado de modo que el embudo o entrada de agua del depósito es del mismo diámetro que el propio recipiente. Con esto se consigue maximizar la recogida de litros de agua de lluvia, y comúnmente se sitúa en lugares que si bien no molestan, tampoco quedan cubiertos por ningún árbol, etc., de modo que se pueda obtener el máximo rendimiento de su posición y capacidad.

Uso para regadío, inodoro, limpieza entre otros, pueden ser finalidades de esta agua

Por otro lado encontramos la opción de establecer una instalación de cañerías que recojan toda el agua que cae de nuestro tejado. En estos casos únicamente será posible mayormente en casas donde podamos realizar instalaciones de este tipo para un bien propio y no tanto en comunidades mayores donde la cantidad de agua recogida difícilmente podría abarcar las necesidades de todos los habitantes, y por ello no sería muy viable. Quienes vivan en una casa, podrán recoger toda el agua que la inclinación del tejado haga caer, y estas canales llevarán el agua hasta un depósito, semejante o no al anteriormente descrito, desde el cual podremos realizar el tratamiento que tengamos previsto como limpieza, uso para el inodoro, riego, etc.